PESCADOS Y MARISCOS

Lasaña de aprovechamiento Santa Rita

Las prisas o el no tener tiempo son las excusas más habituales para evitar pasar en la cocina mucho tiempo. Pues se acabaron las excusas. 

Siempre que hago caldo (de lo que sea) queda mucho material que podemos aprovechar para hacer otras recetas. De esta forma, sacamos más platos, ahorramos tiempo y también dinero.

Habitualmente, lo que sobra de esos caldos se acaba convirtiendo en croquetas, pero en este caso el caldo era de pescado. La chicha que sobra de éste es tan jugosa y versátil que se puede hacer cualquier cosa. Hoy os enseño como hacer una lasaña rica, fácil y rápida con una bechamel que ni siquiera necesita fuego con un productazo de la marca Santa Rita que os va a facilitar la vida muchísimo.

👇🏼Os la dejo por aquí👇🏼

INGREDIENTES

Nueve láminas de pasta para lasaña cocidas

  • Para el relleno:

600 g de carne de pescado cocida sobrante de hacer un caldo

1 cebolla mediana

2 zanahorias no muy grandes

1 rama de apio

Un manojo de espárragos trigueros

AOVE

Pimienta negra

Sal

  • Para la bechamel:
68 g de Mix Bechamel Instantánea en frío Sin Gluten
 
450 ml de leche (yo he usado vegetal y funciona muy bien)
 
30 ml de caldo de pescado
 
30 g de pecorino rallado
 
Queso extra para gratinar
 
Especias al gusto: Nuez moscada, pimienta negra
 
  • Para acompañar:

Rúcula previamente lavada 

Zumo de media lima

Una pizca de sal

PREPARACIÓN

  1. En una sartén añadiremos tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Cuando esté caliente echaremos la cebolla, las zanahorias, el apio picado; sal y pimienta negra y rehogaremos hasta que esté todo bien pochado. Añadiremos los tallos de los espárragos trigueros picados y el pescado bien desespinado.
  2. Sin dejar de mover el contenido utilizaremos la espátula para deshacer los trozos más grandes. Añadiremos un poco de caldo de pescado para que quede un relleno mas cremoso y lo apartaremos para que se temple un poco.
  3. Para la bechamel echaremos en un cuenco la leche y poco a poco, en tres veces, añadiremos el mix de bechamel instantánea Santa Rita. Cuando espese del todo después de añadir la última tanda del mix, echaremos pecorino rallado y las especias que nos apetezca. Me gusta aligerarla un poco. Como cuando hago la bechamel al fuego, puede pasar que si la dejamos un tiempo hasta que montamos la lasaña, tiende a espesarse más. Con el mix pasa un poco lo mismo, así que le podemos echar un poco más de leche o un poco de caldo de pescado.
  4. Montaremos la lasaña, capa sobre capa hasta llegar al borde de la bandeja o el asador. Podemos empezar poniendo una primera capa de láminas de pasta, luego una capa de relleno homogéneamente distribuido y finalmente una capa de bechamel Instantánea. Cuando lleguemos al borde repartiremos un poco mas de bechamel y cubriremos con queso. Personalmente me gusta poner las puntas de los espárragos encima de la última capa de bechamel para que se tuesten y queden crujientes.
  5. Hornearemos durante 20 minutos a 200ºC con calor arriba y abajo para que se cocine todo bien por dentro. Pasado este tiempo cambiaremos el programa para encender el gratinador y que se dore del todo por encima.
  6. Aliñaremos en un bol un poco de rúcula con zumo de lima, sal y aceite de oliva virgen extra.
  7. Serviremos una porción acompañada de rúcula y un trozo de lima para exprimir por encima. Comprobaréis que la lima le queda genial a esta lasaña.

Trucos y consejos.

  1. Para la cocción de las láminas de lasaña, tengo un truco infalible. Buscad una olla con los laterales bajos, pero con un diámetro grande. Echad bastante agua casi llegando a la superficie y añadid un buen chorro de aceite de oliva (además de la sal). Cuando rompa a hervir, meted la pasta por donde esté el aceite. Además, os recomiendo no cocerla el tiempo que os dicen las marcas. Yo le suelo dar un minuto menos de cocción para que conserven su forma y no se peguen tanto.
  2. Antes de empezar a montar la lasaña, os recomiendo echar unas gotas de aceite de oliva en la base y las paredes para evitar que se pegue una vez horneada.
  3. Cuando se haya gratinado y la saquemos del horno, lo mejor que podemos hacer es esperar a que se temple durante unos diez minutos. De esta forma se asentará bien y no se desmoronará al ponerla en el plato. Algo que también nos ayuda a que mantenga la estructura es apretar bien las capas de relleno.
  4. Para ver bien la elaboración, os dejo este enlace para que veáis el video en mi cuenta de instagram.

¡Comparte esta receta!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¿Quieres ser el primero en recibir nuevas recetas? ¡Apúntate a mi Newsletter!