Aperitivos y entrantes

Bombones fritos de queso

No hay discusión posible en cuanto a esta receta: Es MARAVILLOSA. Ya en el título lo tiene todo, pero si entramos en el temario como se merece, vais a encontrar un exterior crujiente y un interior cremoso y sabroso. Además es bueno tenerlo en cuenta para una cena con amigos porque es un aperitivo brutal que volará en un visto y no visto.

Espero que os guste, la disfrutéis cocinando y compartiendo con los vuestros.

INGREDIENTES

350 g de queso crema

50 g de queso gouda viejo rallado

60 g de queso parmesano

Tomillo fresco

Pimienta negra recién molida

Pan rallado Panceliac

2-3 huevos

PREPARACIÓN

  1. En un cuenco amplio mezclamos el queso crema con el parmesano y el gouda. Añadimos el tomillo deshojado y pimienta negra recién molida.
  2. Distribuimos la masa en moldes de silicona preferiblemente para que después de congelados se separen mejor. Congelamos durante una hora aproximadamente o hasta que el queso esté completamente duro.
  3. Sacamos del congelador, desmoldamos las dos mitades y las unimos hasta que se adhieran por completo. Devolvemos los bombones al congelador mientras calentamos el aceite.
  4. Rebozamos en huevo y pan rallado dos o tres veces para conseguir una capa más gruesa y crujiente después de freírse.
  5. Freímos los bombones con el aceite bien caliente y cuando estén dorados, los retiramos a un plato o bandeja con papel absorbente. No seáis ansias y esperad a que se templen para comerlos 😜.
Trucos y consejos:
  1. Es importante freír los bombones recién sacados del congelador para que se dore la parte de afuera y una vez en el papel absorbente, se terminen de descongelar y queden cremosos.
  2. Con dos capas de rebozado conseguimos un exterior más resistente y crujiente.
 

¡Comparte esta receta!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¿Quieres ser el primero en recibir nuevas recetas? ¡Apúntate a mi Newsletter!