Verduras y frutas

Borraja con patata

  • 4 personas
  • 20 min
  • Fácil

La borraja es una verdura imprescindible desde hace muchísimo tiempo en las mesas de Aragón, Navarra y La Rioja. Prácticamente desconocida en muchos territorios (a excepción de algunos casos) es una verdura de calidad, baja en calorías, pero un aporte muy interesante de vitaminas y minerales.

Ésta es la forma más rápida, fácil, barata y rica de hacerlas. Una elaboración humilde que se lleva elaborando durante generaciones y que actualmente puede ser la solución para los días en los que apenas tenemos tiempo de cocinar.

INGREDIENTES

1,200 kg de borraja fresca con hojas y todo

1 patata grande

Sal

Aceite de oliva virgen extra

PREPARACIÓN

  1. Con la borraja limpia (abajo os cuento como hacerlo) la trocearemos y reservaremos en un colador.
  2. Mientras tanto, pondremos a calentar agua en una olla amplia. Aproximadamente pondremos unos tres dedos de agua a la que le añadiremos una cucharada y media de sal.
  3. Después de que el agua rompa el hervor, añadiremos la patata pelada y troceada. La coceremos sola un minuto, echaremos la borraja y taparemos la olla para que vuelva a hervir rápidamente. Cuando rompa el hervor de nuevo destaparemos la olla ligeramente para que salga el vapor y no se oxiden durante la cocción. 
  4. Coceremos las borrajas y la patata durante unos cinco minutos o hasta que la patata esté blanda. Si la patata está cocida es seguro que la borraja también. Es entonces cuando la retiraremos con una espumadera directamente en los platos para servirlos con un chorro de aceite de oliva virgen extra.

Trucos y consejos:

  • Para limpiar las borrajas os recomiendo partir un pequeño trozo de la parte inferior y después separar los tallos que componen la mata para llegar mejor al interior. Una vez tengamos los tallos separados los lavaremos debajo del grifo con un hilo de agua para quitarle la tierra frotando con cuidado de no aplastar los troncos. Yo lo suelo hacer sin guantes, pero si tenéis la piel sensible es mejor que os los pongáis para evitar los pinchacitos y que se os irrite. Después de limpiarla bien de tierra por abajo, lavaremos las hojas y retiraremos las zonas amarillentas o secas que pudiera haber.
  • A mí me gustan un poco subidas de punto de sal, pero depende de cada uno porque están buenas de cualquier manera, incluso sin sal para los que puedan tomarla.

¡Comparte esta receta!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¿Quieres ser el primero en recibir nuevas recetas? ¡Apúntate a mi Newsletter!