Verduras y frutas

Leche de almendras casera

La pregunta es ¿por qué hacer leche de almendra (o cualquier bebida vegetal) en casa? La respuesta es sencilla. Sabes lo que le pones y además tiene algo mágico como cuando haces pan en casa. Hace un tiempo que tomo leche vegetal porque para mi es mucho mejor que la de vaca en todos las aspectos, sobre todo porque me sienta mejor.

No es un proceso largo en absoluto. Solo tienes que triturar y esperar, así que si seguís leyendo veréis como merece la pena empezar a introducirla y combinarla en vuestra dieta diariamente.

INGREDIENTES

1 litro de agua

100 g de almendra marcona cruda

PREPARACIÓN

  1. Previamente a hacer la leche de almendras, las dejaremos en remojo durante al menos media hora para hidratarlas ligeramente y lavarlas.
  2. Pasado este tiempo las introduciremos en un vaso batidor y las trituraremos a máxima potencia con el agua hasta que se forme una capa de espuma en la superficie.
  3. Dejaremos que repose con la pulpa durante otra media hora a temperatura ambiente aunque si hace mucho calor ambiental os recomiendo meterla tapada en la nevera.
  4. Pasada la media hora la colaremos por una manga de tela (que se puede encontrar en prácticamente cualquier sitio) para que nos quede una bebida bien filtrada. Reservar en una botella en la nevera y agitar antes de cada uso.
  • Trucos y consejos.
  1. Nos puede aguantar en la nevera sin problema cuatro días, pero si no solemos consumirla tan rápido podéis hacer varias cosas. La primera es hacer menos cantidad (obviamente) y así no se os amontona y la segunda es que podéis congelar en un bote hermético parte de la leche de almendras. Si optáis por la segunda, no lo llenéis del todo no vaya a ser que se rompa por la dilatación del liquido.

¡Comparte esta receta!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¿Quieres ser el primero en recibir nuevas recetas? ¡Apúntate a mi Newsletter!