CARNES

Pollo guisado con dátiles y boniato

El guiso de pollo mas otoñal del mundo. Sobre todo esta receta se caracteriza por el uso del boniato como guarnición que le da un toque dulce muy agradable. Una receta para todxs en casa que seguro que repetís. 

INGREDIENTES

Muslos, contramuslos y alas de un pollo

4 dátiles grandes

1 boniato pequeño

½ cebolla tierna grande

Una ramita de romero o una cucharilla del seco

Aceite, sal y pimienta negra

PREPARACIÓN

  1. Doraremos en una sartén el pollo con un par de cucharadas de aceite de oliva. Como siempre hacemos en los guisos prepararemos las verduras. Picaremos en juliana la cebolla, cortaremos en cubos el boniato y los dátiles en juliana después de haberle quitado el hueso.
  2. Una vez esté dorada la carne la retiraremos a una bandeja o plato grande y dejaremos que repose. En la misma sartén añadiremos la cebolla y bajaremos el fuego. La taparemos un minuto para que sude y se condense el vapor. Añadiremos el resto de los ingredientes y removeremos para despegar del todo los jugos que se han dorado. Echaremos la carne, cubriremos ligeramente con agua o caldo de verduras y coceremos durante media hora a fuego medio a partir de que rompa el hervor.
  3. Podemos probar pasado este tiempo si el pollo está cocido. Si aún le falta cocción porque notamos la carne un poco dura podemos dejarlo 10 minutos más o hasta que esté cocido del todo.

¡Comparte esta receta!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¿Quieres ser el primero en recibir nuevas recetas? ¡Apúntate a mi Newsletter!