POSTRES Y PANES

Profiteroles rellenos de trufa de chocolate

 

La pasta choux es una de esas masas que son super versátiles porque se pueden usar tanto para salado como para dulce. Aunque principalmente los profiteroles se conocen por ir rellenos de nata o, como nuestra opción, de trufa de chocolate.

El otro día para Nochebuena y Navidad quise hacer estos clásicos a ver qué tal quedaban y el resultado ha sido impecable. Aun así, es un capricho que tiene cabida en cualquier momento del año. ¡Disfrutadlos!

👇🏼Atención a la receta que no tiene desperdicio.👇🏼

INGREDIENTES

  • Para la pasta choux:

250 g de agua

80 g de mantequilla

100 g de harina de arroz

50 g de harina de trigo sarraceno

4 huevos talla M (unos 200 g aproximadamente)

1 cucharilla de azúcar

Una pizca de sal

  • Para la trufa de chocolate:

170 g de nata para montar

90 g de chocolate de cobertura

½ vaina de vainilla

PREPARACIÓN

  1. En un cazo ponemos a calentar el agua con la mantequilla hasta que empiece a hervir. Mientras pesamos las harinas que posteriormente tamizamos con un colador fino.
  2. Cuando el agua prácticamente hierva echamos las harinas y removemos rápidamente con una espátula rígida. Se formará una masa dura que debemos trabajar fuera del fuego para que se temple.
  3. Una vez consigamos que la masa esté casi a temperatura ambiente añadimos los huevos uno a uno para incorporarlo por completo con la espátula.
  4. Hecho esto, con la masa bien fina y sin grumos, metemos la masa en una manga pastelera con una boquilla no muy grande dentro.
  5. Distribuimos la pasta choux sobre una bandeja con papel de horno en pequeños montoncitos que horneamos a 200ºC durante 15-20 minutos o hasta que estén dorados. Después de hornearlos los retiramos a una rejilla para que no se humedezca la base.                                                 
  • Para el relleno de ganache de chocolate:
  1. En un cazo calentamos nata con la vaina de vainilla. Cuando hierva, retiramos la nata del fuego, añadimos el chocolate y cuando esté fundido lo pasamos a un cuenco amplio. Lo tapamos con un film y dejamos que se enfríe en la nevera.
  2. Una vez tengamos la ganache templada la montamos con unas varillas eléctricas hasta que duplique el tamaño.
  3. Metemos la masa en un manga con una boquilla redonda no muy grande y rellenaremos los profiteroles introduciendo la punta de la manga por la base. Terminaremos con un poco de azúcar glas o podemos bañarlos en cobertura de chocolate y añadirles unos frutos secos. En este caso me he decantado por esta última opción para que tengan un extra de chocolate y el crujiente de la almendra granillo para completar unos profiteroles SUPREMOS.

Trucos y consejos.

  • En el momento en el que añadimos los huevos, hay que estar atento a la textura que va adquiriendo la masa porque si nos pasamos de huevo es posible que la masa quede demasiado blanda y resulte difícil trabajarla con la manga. Por eso estad atentos al peso de los huevos y ajustarlo lo más que podáis.
  • Es importante también tener el horno bien caliente antes de meter la primera tanda de profiteroles, así que intentad tener el horno enchufado bastante antes.

¡Comparte esta receta!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¿Quieres ser el primero en recibir nuevas recetas? ¡Apúntate a mi Newsletter!