POSTRES Y PANES

Rosquillas de patata

Siempre me ha resultado complicado conseguir unas rosquillas que aguantaran más tiempo tiernas. El otro día me acordé de la técnica de la patata cocida y me dije… ¿por qué no? 

Al final en muchas partes se utiliza la patata cocida para diferentes recetas como la coca de patata en Mallorca. Seguro que no he descubierto América y hay recetas de rosquillas con patata (tengo que indagar), pero es una forma estupenda de prepararlas.

👇🏼Agarraos los machos que la receta no tiene desperdicio.👇🏼

INGREDIENTES

50 g de patata cocida

100 g de almidón de maíz

50 g de harina de arroz

30 g de harina de avena 

2 huevos

2 g de xantana 

3 cucharadas de AOVE (aceite de oliva virgen extra)

50 g de azúcar 

3 g de levadura de repostería

Una cucharada de licor dulce de anís

1 cucharada de anís en grano

Cantidad suficiente de aceite de oliva suave para freír

PREPARACIÓN

  1.  En un vaso batidor trituraremos los huevos con la patata cocida hasta conseguir una crema fina.
  2. Una vez la tengamos la pasaremos a un cuenco y añadiremos el azúcar, la harina de arroz, la de avena y el almidón de maíz. Comenzaremos el amasado con una espátula y cuando empiece a estar todo integrado echaremos el licor de anís y el anís en grano.
  3. Con los primeros ingredientes amalgamados, añadiremos la xantana disuelta en el aceite y para acabar de amasar hasta conseguir una masa mas consistente.
  4. Pesaremos la masa en porciones de 25-30 g y bolearemos. Cuando hayamos terminado de hacer bolitas les haremos un agujero con el dedo índice untado con aceite. Repetiremos el proceso hasta terminarlas todas.
  5. Freiremos en un cazo con abundante aceite de oliva suave a temperatura media para que se doren despacio y les de tiempo a cocerse por dentro.
  6. Cuando estén doradas las retiraremos a una bandeja o plato con papel absorbente para quitarles el exceso de aceite. Después las pasaremos por azúcar y esperaremos a que se enfríen para hincarles el diente. O tal vez no…

Trucos y consejos.

  1.  Es importante que cuando se hinchen y suban a la superficie les demos la vuelta para que vaya cogiendo temperatura por el otro lado y se hagan de manera uniforme. Repetiremos el proceso un par de veces y después de marearlas un poco, dejaremos que se doren por ambos lados.
  2. Si no queréis rebozarlas en azúcar, podemos evitarlo puesto que la receta ya lleva azúcar y están sabrosas sin añadirles más.
  3. También, si por el contrario queréis daros el capricho máximo, estas rosquillas son propensas a untarse en chocolate para que cuando se enfríen les quede una capa crujiente. Vosotrxs mismxs 😏😅.

¡Comparte esta receta!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¿Quieres ser el primero en recibir nuevas recetas? ¡Apúntate a mi Newsletter!