POSTRES Y PANES

Tarta de manzana improvisada

Adoro hacer todo tipo de recetas, ya sean un poco más elaboradas o sencillas y fáciles para ocasiones en las que no tienes mucho tiempo. Esta tarta de manzana la improvisé hace unas semanas y este domingo la hice para tener un dulcecito de temporada que tomar con el café.

Es una de esas que puedes recordar y tener a mano con pocos ingredientes. Abajo os dejaré indicaciones, trucos y consejos para que podáis variar algún ingrediente o adaptarlo al molde que tengáis.

👇🏼Atención a la receta que no tiene desperdicio.👇🏼

INGREDIENTES

    Cantidades para dos tartas en moldes cuadrados de 20×20 cm

120 g de harina de arroz

60 g de harina de garbanzos

4 huevos (Talla L)

120 g de AOVE

2 cucharillas de bicarbonato

120 g de azúcar

1 vaina de vainilla

50 ml de nata 35% M.G.

2 manzanas Royal Gala o Reineta

Azúcar con canela (opcional)

PREPARACIÓN

  1. Batiremos los huevos con el azúcar hasta que dupliquen el volumen y estén bien espumosos.
  2. Añadiremos el aceite de oliva virgen extra (AOVE), la nata, la vainilla y batir hasta obtener una mezcla homogénea.
  3. Tamizaremos sobre esta mezcla las harinas y el bicarbonato, removeremos bien y una vez tengamos la masa, dejaremos que repose en la nevera durante al menos media hora.
  4. Mientras iremos preparando el molde y la manzana. Primero, cortaremos la manzana en láminas finitas que reservaremos. No os preocupéis si se oxida un poco porque luego no se notará. Seguiremos embadurnando el molde con un poco de aceite y enharinaremos para evitar que se pegue la masa.
  5. Pasado el tiempo de reposo, echaremos la masa en el molde y cubriremos la superficie con la manzana. Si os gusta y queréis probar, es el momento de añadir el azúcar mezclado con la canela que espolvorearemos por encima de la manzana antes de meterla en el horno.
  6. Hornearemos a 180ºC durante 25-30 minutos con calor arriba y abajo. Pasado este tiempo pinchar la tarta con un palillo para ver si está bien cocida. Si lo sacamos con un poco de masa lo dejaremos diez minutos más con el horno apagado para evitar que se seque. Como consejo, esta tarta está más brutal todavía acompañándola de un helado de yogur o de queso de cabra. Muy clásico, pero increíble es quedarse corto.

Trucos y consejos.

  1. En este caso tenéis en la receta harina de arroz blanca y harina de garbanzo. Ambas funcionan muy bien en repostería por los resultados que obtenemos en cuanto a textura y sabor. Aun así, si no tenéis harina de garbanzo (que es raro tener en la despensa), podéis cambiarlo por harina de trigo sarraceno o avena integral. Obtendremos la misma (y puede que un poco más) esponjosidad y humedad al estar combinada con la de arroz.
  2. Me encanta añadirle fruta a algunos bizcochos porque lo mantiene con una textura tierna durante más tiempo. Podéis usar cualquier tipo de manzana en realidad. Con la Royal Gala queda más jugosa que con la Reineta, que prefiero usar más para compotas o rellenos.
  3. Los ingredientes que he usado para esta receta los saque directamente de la nevera y la despensa sin esperar a que se atemperaran. Al no usar mantequilla ni chocolate, no hay problema en hacerlo así puesto que no hay riesgo de solidificación de los ingredientes.
  4. En este caso he optado por moldes cuadrados para poder porcionar la tarta y ofrecerla a la hora del café, pero funciona muy bien en moldes redondos. Con la misma receta pueden saliros dos tartas en moldes de 18,5 cm o una grande en un molde de 25 cm aproximadamente. Pueden ser un poco mas grandes o menos, usad lo que tengáis por casa y a ver con qué queda mejor.
  5. Si no podéis tomar lácteos en general, podéis cambiar la nata por una leche de soja o de almendras que sea de calidad y no tenga aditivos.

¡Comparte esta receta!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¿Quieres ser el primero en recibir nuevas recetas? ¡Apúntate a mi Newsletter!